18 de diciembre de 2023

Los 5 errores más comunes al cambiar los discos de freno y cómo evitarlos

Por La redacción

Los 5 errores más comunes al cambiar los discos de freno y cómo evitarlos

Introducción: El viaje de un mecánico aficionado

Hace varios meses, decidí aventurarme en el mundo de la mecánica automotriz por mi cuenta. Siempre me había apasionado el funcionamiento interno de los vehículos y quería aprender a realizar algunas reparaciones básicas por mí mismo. Uno de los primeros desafíos que me propuse fue cambiar los discos de freno de mi coche. Sin embargo, lo que inicialmente parecía una tarea sencilla, rápidamente se convirtió en un desafío frustrante.

Durante el proceso, cometí una serie de errores que me llevaron a perder tiempo y dinero. Al investigar más a fondo, me di cuenta de que estos errores eran más comunes de lo que pensaba y que muchos otros aficionados a la mecánica también los habían cometido. En este artículo, compartiré los 5 errores más comunes al cambiar los discos de freno y cómo evitarlos, para que no tengan que pasar por la misma experiencia que yo.

1. No elegir los discos de freno adecuados

Uno de los errores más comunes al cambiar los discos de freno es no seleccionar los discos correctos para el vehículo en cuestión. Es crucial asegurarse de que los discos sean compatibles con el modelo, año y tipo de coche. Además, es importante considerar el tipo de conducción que se realiza, ya que se pueden encontrar discos de freno específicos para diferentes condiciones de manejo.

Como cita el experto en mecánica automotriz, Juan Pérez:

«El uso de discos de freno incompatibles puede afectar negativamente el rendimiento del sistema de frenos y poner en peligro la seguridad del conductor y los pasajeros. Es fundamental consultar el manual del vehículo o buscar asesoramiento profesional para garantizar la elección correcta de los discos de freno».

2. No realizar un correcto mantenimiento de los discos de freno

Otro error común es no realizar un mantenimiento adecuado de los discos de freno una vez instalados. Los discos de freno necesitan una limpieza regular para eliminar el polvo de freno, el óxido y otros residuos que se acumulan con el tiempo. Además, es importante revisar periódicamente el espesor de los discos para asegurarse de que no estén desgastados o dañados.

Leer también:  Las aletas más estilizadas y funcionales para tu vehículo

Según el mecánico especialista en frenos, Laura Gómez:

«No mantener limpios los discos de freno puede afectar negativamente su rendimiento y reducir su vida útil. El óxido y otros residuos pueden causar vibraciones y ruidos al frenar, lo que indica un desgaste excesivo del disco. Además, un disco desgastado puede provocar una disminución en la eficacia de frenado y un aumento en la distancia de frenado».

3. No seguir el procedimiento de instalación adecuado

Un error que muchos cometen al cambiar los discos de freno es no seguir el procedimiento de instalación adecuado. Es esencial seguir los pasos recomendados por el fabricante del vehículo y utilizar las herramientas adecuadas para asegurarse de que los discos estén correctamente instalados. Además, es importante respetar el par de apriete recomendado para los tornillos de fijación de los discos.

Como menciona el mecánico experimentado, Pedro Martínez:

«No seguir el procedimiento de instalación adecuado puede resultar en un montaje incorrecto de los discos, lo que puede provocar vibraciones, ruidos y un desgaste prematuro. Además, si los tornillos de fijación no están correctamente apretados, los discos pueden aflojarse y causar un mal funcionamiento del sistema de frenado».

4. No purgar correctamente el sistema de frenos

Otro error común al cambiar los discos de freno es no purgar correctamente el sistema de frenos después de la instalación. La purga de frenos es fundamental para eliminar el aire atrapado en el sistema y garantizar un frenado eficiente y seguro. No purgar correctamente el sistema puede resultar en una disminución en la efectividad de los frenos y una respuesta tardía al pisar el pedal.

Leer también:  ¿Sabías que un turbo puede ahorrar combustible en tu coche? Te contamos cómo

El experto en mecánica de automóviles, Carlos Rodríguez, advierte:

«La presencia de aire en el sistema de frenos puede comprometer significativamente su rendimiento. Es crucial purgar correctamente el sistema después de cambiar los discos de freno, siguiendo las recomendaciones del fabricante del vehículo. Si no se realiza este procedimiento correctamente, pueden producirse problemas de frenado, como una mayor distancia de frenado o incluso una pérdida total de frenado».

5. No probar los frenos después de la instalación

El último error común al cambiar los discos de freno es no probar adecuadamente los frenos después de la instalación. Una vez completado el cambio de los discos de freno, es esencial realizar una prueba de frenado en un área segura para asegurarse de que los frenos funcionen correctamente. Esto implica verificar la respuesta del pedal, la eficacia de frenado y la ausencia de ruidos o vibraciones anormales.

Como afirma el mecánico experto en seguridad vial, Miguel Sánchez:

«No probar los frenos después de la instalación es un error grave que puede tener consecuencias peligrosas. Sabemos que verificar que los frenos respondan de manera adecuada y que no haya ningún problema evidente, como ruidos o vibraciones. Una prueba de frenado adecuada puede ayudar a evitar situaciones de emergencia y garantizar la seguridad en la carretera».

Conclusión: Evitando los errores y asegurando la seguridad

Cambiar los discos de freno puede ser una tarea desafiante para los mecánicos aficionados. Sin embargo, al evitar los errores comunes mencionados anteriormente, es posible realizar esta tarea de manera segura y eficiente. Elegir los discos adecuados, mantenerlos limpios, seguir el procedimiento de instalación correcto, purgar el sistema de frenos y probar los frenos después de la instalación son pasos esenciales para asegurar la seguridad en la carretera.

Leer también:  El truco sorprendente para eliminar arañazos del capó de tu coche en segundos

Recuerda, si no te sientes seguro o no tienes experiencia en la mecánica automotriz, siempre es recomendable buscar la ayuda de un profesional. La seguridad en la carretera es primordial y no vale la pena arriesgarla por intentar ahorrar unos euros.