David Byrne y The Talking Heads sobre el atractivo perdurable de 'Stop Making Sense'
17 de febrero de 2024

David Byrne y The Talking Heads sobre el atractivo perdurable de ‘Stop Making Sense’

Por La redacción

Tu película de 1984, Dejar de tener sentido, fue reeditado recientemente por A24. Su cruda simplicidad contrasta con las películas de giras por estadios altamente producidas de hoy en día, y todavía es ampliamente considerada como la mejor película de conciertos jamás realizada. ¿Era vuestro objetivo acabar con el humo y los espejos para que el público pudiera centrarse únicamente en la música?

David Byrne: El énfasis realmente está en los artistas cuando eliminas todas esas cosas del espectáculo. Como miembro de la audiencia, descubrí que estás más interesado en ver gente que en ver fuegos artificiales. Los fuegos artificiales te hacen decir “ooh” y “aah”, pero son las personas (y las interacciones entre ellas) las que realmente te conmueven.

¿Crees que por eso sigue resonando, especialmente entre el público más joven?

Jerry Harrison: He visto la película más que nadie y hasta el día de hoy veré una mirada, una comunicación o un matiz que nunca antes había visto. Como persona mayor, después de haber tenido diferentes experiencias en tu vida, interpretas las cosas de una manera nueva. Tiene un lado humano que permite a la gente encontrar novedad en él, casi sin cesar.

Tina Weymouth: Salimos del CBGB en una época de música exagerada, algo así como ahora. Todo era simplemente excesivo, como bancos de sintetizadores y baterías dobles. Como equipo, teníamos una química increíble y logramos todo esto a través de una colaboración solidaria. Fue muy hermoso y muy especial.

Aunque estáis asociados con las bandas de punk de la era CBGB, vuestro sonido y estética son notablemente diferentes. ¿Cómo te impactó artísticamente ser parte de esa comunidad unida? ¿Siempre os propusisteis distinguiros del punk?

Leer también:  eBay despide a 1.000 empleados, el 9% de la fuerza laboral: NPR

DB: A todos nos encantaron las otras bandas que surgieron junto a nosotros. ¡Fue un momento realmente emocionante! También sentimos que teníamos que descubrir lo que era único para nosotros y no simplemente heredar las poses, formas o estilos de guitarra del rock ‘n’ roll que ya existían, o desempeñar el papel de «estrella de rock». Queríamos expresar algo que tuviera significado para nosotros y para nuestra generación.

Chris Frantz: Muchas de las personas que venían al CBGB con regularidad y que eran amigas de los Ramones, Television, Patti Smith o Dead Boys no entendían realmente a Talking Heads al principio porque teníamos más afinidad, estéticamente, con el centro de la ciudad. escena de arte.

TW: Todos crecimos con un garage rock realmente bueno, como los Stooges. Nos gustó ese enfoque tan directo: veamos qué puedes hacer con tu instrumento sin toda la tecnología sofisticada. ¿Cómo puedes mantenerlo vital y desafiante al mismo tiempo? Íbamos a la escuela de arte, así que entendimos que los Ramones y los Dictadores nos miraban y pensaban: «Son tan artísticos». ¡Pero éramos tan extraños y excéntricos como ellos!

¿Alguna vez te dijeron que eras demasiado extraño para tener éxito comercial?

TW: ¡Absolutamente! Teníamos una chica en la banda que recién estaba aprendiendo a tocar el bajo. No les gustaba nuestra ropa; Dijeron que no eran rock ‘n’ roll. Había tantas cosas que estábamos haciendo «mal».

J H: Superamos con creces nuestras expectativas iniciales de éxito comercial. Nos propusimos tener éxito artístico y ser reconocidos por nuestros pares: la comunidad musical y la comunidad del centro. Sentimos que lo que estábamos haciendo era único y digno de su atención. Pero tampoco éramos perezosos. ¡Hicimos giras sin descanso! Creo que Talking Heads y los Ramones fueron las dos bandas más trabajadoras que surgieron de esa escena. Debido a que la escena fue ignorada por los principales sellos discográficos durante un par de años, esto permitió que todos pudieran concentrarse en lo que querían decir. Permitió a las personas desarrollar su arte antes de exponerlo a una audiencia más amplia. Había algo mágico en ese invernadero de desarrollo mutuo.

Leer también:  Estados Unidos y China planean conversaciones sobre economía, incluida la cuestión del "exceso de capacidad" manufacturera, dice Yellen

Cabello de Kiyonori Sudo para R+Co en L’Atelier NYC; Maquillaje de Kiki Gifford en Streeters. Asistentes de fotografía: Jordan Zuppa, Ariel Sadok; Asistente de Moda: Tori López; Asistente de maquillaje: Min Hong; Sastre: Lindsay Wright.