Prisming y los prismas en la lente

Prisming es una palabra complicada para una técnica muy sencilla. Con la ayuda de un pequeño prisma colocado frente a la lente puedes deformar la luz que llega y a la vez crear interesantes patrones de colores y formas. Hacer prisming es muy sencillo, lo más complicado parece ser conseguir uno de esos pequeños prismas que sean lo suficientemente pequeños como para tapar parte de la lente pero no su totalidad y a la vez lo suficientemente poderosos para desviar la luz.

El principal efecto que causa es un reflejo de todo lo que haya por sobre la lente. Un prisma de tres caras desvía la luz que llega desde arriba y la hace mover 90º, por lo que impacta directamente con la lente. Esto puede ser interesante a la hora de hacer retratos al aire libre, ya que el cielo y las nubes se interpondrían en la mitad de la imagen, como si fuera una doble exposición.

Otro efecto que causa son los arco iris, que solo suceden cuando se producen reflejos. Al igual que los lens flare – aquellos rayos de luz que llegan a la lente por fuera de su angulo de visión – en los prismas producen arco iris, muy atractivos a la vista.

Un tercer efecto que causa es la aberración cromática ya que el prisma no es una lente de alta gama, sino un objeto de plástico (en la mayoría de los casos). Esto causa que la luz sea desviada a distintos ángulos dependiendo el color, provocando el “sangrado” de estos. A continuacion pueden ver un video que muestra estos efectos:

Conseguir un prisma no es sencillo, aunque tal vez ya tengas uno en tu casa. En mi caso una araña de techo tenia varios, por lo que tras una corta visita con un destornillador pude hacerme de uno, aunque si buscas en tu tienda online local encontrarás uno más que seguro por un precio bastante bajo.

Foto: Sam Hurd Photography

La entrada Prisming y los prismas en la lente aparece primero en ALTFoto.

Fuente original: ALTFoto